Mensaje del Padre Damian


La Bondad Desbordante de Dios

La superabundancia de la bondad de Dios une todas las lecturas de hoy. Especialmente cuando la vida nos abruma, el Señor nos proporciona todo lo que necesitamos, y más. En los Hechos de los Apóstoles, Pedro toma la iniciativa cuando se enfrenta al Sanedrín. Nosotros podríamos esperar que el hombre que negó a Jesús se desmoronará bajo la imponente mirada del sumo sacerdote. En cambio, el Espíritu Santo le ayuda a dar testimonio de su fe en Jesucristo. Lo que a Pedro le había faltado antes, valor y convicción, Dios se lo proporciona en abundancia.

Del mismo modo, el Evangelio de hoy muestra a Jesús proporcionando un excedente de peces a los discípulos. Ellos no tienen suerte pescando sino hasta que el Señor intercede. Jesús les proporciona una cantidad casi exorbitante de peces, y además les cocina algunos. Como afirma nuestra lectura del libro del Apocalipsis, las desbordantes riquezas de Dios requieren una alabanza constante. Innumerables criaturas, “todo en el universo”, clama para honrar al Señor, por los siglos de los siglos.

Oración de la Semana

Dios nuestro, que tu pueblo se regocije siempre al verse renovado y rejuvenecido, para que, al alegrarse hoy por haber recobrado la dignidad de su adopción filial, aguarde seguro con gozosa esperanza el día de la resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

Pregunta de reflexión:

¿Qué significa para mí tener esperanza en la Resurrección?