MAIN MENU

La Arquidiócesis de Miami ha participado vigorosamente en la Carta para la Protección de Niños y Jóvenes de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos desde su creación hace más de 15 años, y ha cumplido con la misma cada año. Esto es posible gracias a la dedicación de párrocos, directores escolares, directores y coordinadores de educación religiosa, administración y personal, en colaboración con padres y voluntarios.

Consejos para Proteger a los Niños y los Vulnerables

A las personas se les puede enseñar a identificar el comportamiento de captación de menores, las artimañas de los abusadores para proyectar una imagen de personas amables, generosas y afectuosas, cuando su intención es engañar a un menor para llevarlo a una relación inapropiada. Los criminales pueden tener paciencia y preparar a su víctima, a la familia o a la comunidad durante años.

El comportamiento inapropiado presenta señales de aviso. Algunos abusadores aíslan a una posible víctima prestándole atención indebida o con obsequios espléndidos; otros permiten que los jóvenes participen en actividades que sus padres o tutores no aprobarían, como ver pornografía, beber alcohol, consumir drogas y tocar en exceso, como luchar y hacer cosquillas.

Línea de Abuso de Florida: 1-800-96-ABUSE (1-800-962-2873)
Coordinador de Asistencia a las Víctimas, Arquidiócesis de Miami: 1-866-80-ABUSE (1-866-802-2873)

El lenguaje es una herramienta de comunicación no solo entre nosotros mismos, sino con Diosito. Nací en EE. UU. pero mi lengua materna es el español, lo aprendí en la cuna y lo usábamos en casa. También aprendí ingles en la escuela. Hay quienes me preguntan cual idioma uso para hablar con Dios. Esta pregunta reconoce que el ser humano debe usar un lenguaje humano para rezar.

Esta semana celebramos el Día del Idioma para festejar la herencia que tenemos en nuestra lengua castellana. Festejamos el 23 de abril, fecha en que falleció Miguel de Cervantes y Saavedra (1547–1616) autor de Don Quijote de la Mancha. Este autor español fue el que enriqueció y ayudo a dar forma gramática a la lengua española.

Hay que saber que el castellano que llegó a nuestro continente tiene una larga y rica historia, ya que es una mezcla del latín, dialectos ibéricos y el árabe. Una vez en América el español tomó características y vocabulario indígena, y ahora en EE. UU. se está renovando con anglicismos. Y es en este idioma que yo y muchos latinos hablamos con Diosito.