MAIN MENU

Querida familia,

Al comenzar la Semana Santa, estamos muy conscientes del tema que nos rodea acerca de la muerte, sabiendo que Covid-19 puede infectarnos y matarnos. Jesús también sabía que la muerte estaba a la vuelta de la esquina. Que al nosotros entrar en la Semana Santa este año, acerquemos nuestra conciencia y miedo de la muerte a la vuelta de la esquina y nos unamos con la Pasión de Jesús esta semana.

El miedo que experimentamos es real. Durante la Semana Santa, Jesús también experimentó un miedo real pidiéndole a Dios en el jardín de Getsemaní que apartara la copa de Él. Pero entonces Jesús dijo: "Pero, no se hará mi voluntad, sino la tuya.”

Mientras nosotros tomamos las precauciones necesarias, no debemos dejar que el miedo domine nuestras vidas. Así, durante esta Semana Santa 2020, caminemos con Jesús decididamente y firmemente con fe a pesar de nuestros temores. Seamos responsables en nuestra manera de vivir estos días de Covid-19, pero centrémonos en Jesús con su mirada amorosa en la voluntad de Dios Su Padre.

En una nota práctica, para este Domingo de Ramos, las palmas estarán disponibles sobre una mesa tanto puerta principal de la Iglesia, así como en la puerta cerca del estacionamiento.

Que Dios los mantenga a salvo esta Semana Santa,

Padre Damian Flanagan

Haga clic aquí para leer todas las declaraciones y directrices importantes del Arzobispo de Miami con respecto al coronavirus. La página web se actualizará ante cualquier anuncio nuevo que pueda ocurrir durante el brote de virus.

  • Medios de comunicación
  • Social-Donaciones planeadas
  • Administración

En el Evangelio, Jesús le dice a sus discípulos: "permanezcan en mi amor", la única forma de permanecer cerca de Jesús es en oración y en servicio a los pobres. Preste servicio hoy haciendo un regalo de esperanza al ABCD. www.isupportabcd.org

Los futuros ministerios de la Arquidiócesis se construirán sobre los legados que dejamos hoy. Muchos de nuestros programas existen gracias a que las generaciones pasadas se preocuparon mucho por el futuro de nuestra Iglesia. Para dejar un regalo para el futuro, Por favor comuníquese con la Oficina para Donaciones Planificadas, para obtener más información, 305-762-1112.

“Mientras marchaban, se toparon con un hombre de Cirene, llamado Simón; a este hombre lo obligaron a llevar su cruz". (MATEO 27:32)

El Señor nos llama a amar a Dios y a nuestro prójimo. Todos los días se nos presentan oportunidades para amar a nuestro prójimo y ayudarlo a "cargar su cruz". Estas oportunidades no suelen ser grandes eventos, suelen ser acontecimientos comunes como ayudar a alguien a cargar sus alimentos o mantener la puerta abierta para ellos. La clave es poner las necesidades de la otra persona antes que las nuestras y no esperar nada a cambio.