MAIN MENU

Noticias y Horarios - Desde Escritorio Del Párroco

¿Qué se necesita para ser sabio?

Dos amigos están sentados en un bar viendo las noticias de las 11:00 de la noche. Aparece un reportaje sobre un hombre que amenaza con saltar desde el piso 20vo de un edificio del centro. Un amigo se voltea hacia el otro y le dice: "Te apuesto diez dólares a que el hombre no salta." "Esta es una apuesta," dice su amigo. Unos minutos más tarde, el hombre salta del borde; entonces el perdedor le entrega a su amigo un billete de diez dólares. "Yo no puedo recibir tu dinero," admite su amigo, "Yo lo vi saltar antes en las noticias de las 6 en punto." "Yo, también", dice el otro amigo. "¡Pero yo no pensé que él lo haría de nuevo!"

La sabiduría práctica es algo que nosotros aprendemos de la experiencia: una persona normal es lo suficientemente sabia como para saber, como se dice, que 'uno no aprende nada al ser pateado por una mula dos veces.' Pero una persona insensata soporta el dolor de golpearse la cabeza contra la pared una y otra vez. Cuando se le pregunta por qué, esta responde: "Yo esperaba un resultado diferente." Al igual que el perdedor en el bar, la persona insensata no aprende de la experiencia.

La 1ra Lectura de hoy del Libro de Proverbios personifica la Sabiduría como una invitación a los simples a abandonar el camino de lo absurdo para vivir y avanzar en el camino de la comprensión. El Testamento Hebreo contiene 7 libros de sabiduría, todos diseñados para enseñar al Israelita cómo llevar su vida con el fin de obtener la verdadera felicidad. Así es que San Pablo en la 2da Lectura les dice a los Cristianos en Éfeso: "Tengan cuidado de portarse no como insensatos, sino como prudentes, aprovechando el momento presente, porque los tiempos son malos."

Si nosotros queremos ser sabios y saber realmente lo que es la vida y cómo debemos actuar para ser realmente felices, entonces nosotros aprenderemos de Jesús. Porque Jesús es, como San Pablo les dice a los Corintios "el Poder y la Sabiduría de Dios". Por ser Quien es Él, Jesús puede responder a las tres preguntas sobre la vida planteadas por el famoso filósofo Alemán Immanuel Kant: "¿Qué puedo saber? ¿Qué debo hacer? ¿Qué puedo esperar?

Si bien la razón humana puede saber muchas cosas e incluso llegar a saber que hay 'un dios', solo la Sabiduría Divina puede ayudarnos a conocer "el Dios". Jesús es quien nos enseña a conocer a Dios como Padre, Él mismo como el Hijo y el Espíritu Santo como la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. Sin Jesús nosotros no podríamos trascender la razón humana y llegar a saber quién es Dios el Padre y todo lo que Él quiere hacer por nosotros. Entonces la persona sabia será como María, la hermana de Lázaro. Ella lo hizo, como dijo Jesús, "elige la mejor parte". Porque, ella se sentó a los pies de Jesús, escuchó y aprendió lo que significa ser un verdadero hijo de Dios. Si nosotros contemplamos las palabras de Jesús, podemos llegar a saber quién es Dios y qué tiene Él reservado para nosotros.

De esta manera, nosotros podemos aprender, como dice Pablo en la 2da Lectura, "cuál es la voluntad del Señor." La razón por la cual Jesús estaba en oración constante era para entrar más profundamente en la mente y el corazón de Dios. Por lo tanto, Él podría conocer a Dios, discernir su voluntad para Él y encontrar la fuerza para hacerlo fielmente. Como nosotros sabemos, la voluntad de Dios no fue fácil para Jesús. Y puede que no sea así para nosotros. Pero cuando nosotros conocemos y amamos al Padre como Jesús, nosotros podemos decir "no como yo quiero, sino como Tú quieres." Luego, el Padre nos hará pasar, como Él lo hizo con Jesús, del Viernes Santo al Domingo de Pascua.

Esto, entonces, es la esperanza Cristiana. Cuando nosotros nos nutrimos de las palabras de la Sabiduría de Jesús y nos alimentamos de Su Cuerpo y Sangre, tenemos, como Él dice en el Evangelio de hoy, 'tengan vida eterna ahora, y Él nos resucitará en el Último Día'. ¿Qué más podría esperar una persona sabia?

Padre Kirlin