MAIN MENU

Noticias y Horarios - Desde Escritorio Del Párroco

Queridos Hermanos y Hermanas,

¿Cómo podemos "volver" a nuestro Señor, con todo nuestro corazón? Nuestro deseo en este camino de Cuaresma es una mayor libertad, libertad para cooperar y responder a la gracia de Dios. El "trabajo" de la Cuaresma es descubrir dónde y de qué formas concretas no estoy cooperando, dónde y cuándo estoy resistiendo el don que Dios me está dando en Jesús. Cuando no quiero honrar a nuestro Dios, o cuando soy agresivo o codicioso (deseando lo que no es mío o lo que no es bueno para mí), entonces estoy desequilibrado y puedo estar bastante cerrado al amor que Dios quiere darme.

La Cuaresma es para la libertad, la libertad para hacer que mi corazón sea como el de Él. Se trata de la libertad de dar mi vida. Este es el proceso de practicar hábitos de pensar en las necesidades de los demás, antes de ir tras mis necesidades primero.

Entonces, al final de este viaje de cuarenta días, la meta no es cuántos sacrificios hice, sino cuán libre he llegado a ser. Nosotros conoceremos este árbol por su fruto. ¿Quién en mi familia siente que estoy menos enojado o menos egoísta? ¿Quién siente que soy más suave y más compasivo? ¿Quién diría que parezco más generoso y abnegado? ¿Qué es diferente en mi comportamiento y esta muestra cómo he cooperado con la gracia? ¿Cuánto va a durar?

¿Qué estoy haciendo con las semanas restantes de Cuaresma? Lo que sea que ayude a que este tipo de gracias crezca en mí. Pidiendo por ellas con un deseo cada vez más profundo. Encontrando formas de decir "no" a los hábitos pasados y practicar otros nuevos. Dando gracias y alabando cuando llega la gracia. Sintiendo y celebrando cómo la libertad y la fidelidad a la ley del Señor trae el don de la vida.

Padre Damian